Día 14 (26-06-15): Llegada a Mongolia.

Son las 3 de la mañana y la plovonitza ya está tocando los huevos para que nos levantemos. Todavía faltan 2 horas para llegar a Ulan Bator.
Terminamos llegando a Ulan Bator puntualmente a las 5:05. En un pequeño despiste, había avisado al hostel de que me mandaran a un taxista a las 5:50. Así que hay una horda de mongoles acosándome menos el mío.
Finalmente el mío llega en unos 30 minutos y me lleva al Hostel. No son ni las 7 de la mañana, pero ya se empieza a ver gente que baja a desayunar. Entre ellos Grace, una chica canadiense bastante guapa, que empieza a hablar conmigo. Se va en un tour hoy por la mañana para volver el 3. No va al Gobi, pero el tour es por el centro de Mongolia y parece bastante variado e interesante.
Al rato viene el tío que organiza los tours y efectivamente, esa es la mejor opción que tengo. Hay más tours, pero en todos ellos pierdo dos o 3 días en Ulan Bator, cosa que no puedo permitirme. De esta manera voy a aprovechar al 100% mi estancia en Mongolia. Hablo con Fabien, otro chico que hay por ahí y me explica que efectivamente esa es la mejor opción que tengo. De hecho es el tour que va a hacer. La única putada es que tengo que cambiar el avión a un día más tarde. Me pasa por haber organizado todo tanto. Tenía que haber programado el viaje de un modo más anárquico, más…a mi manera. Con tener el alojamiento para los dos próximos días y el billete de avión de vuelta es más que suficiente para organizar este tipo de viajes. De hecho creo que es la manera correcta de hacerlo. La próxima vez que me lance a por otra de éstas, será así. Estoy perdiendo pasta a lo tonto. Todo por no organizar todo sobre la marcha y a última hora, que es como suelen salir las cosas mejor. Organizar el viaje de antemano ha sido una idea jodidamente ridícula. No me vuelve a pasar.
Bueno, cambio el vuelo (en realidad me cojo otro nuevo) y cojo el tour. Conozco a mis compañeros: Steve, Grace, Xavier y Fabien. Neozelandés, canadiense y suizos. Todos más majos que la hostia. Estos sí que saben hablar bien ingles. Demasiado bien. Con los suizos me las apaño muy bien, pero con Grace y especialmente con el Kiwi, la cosa se complica bastante. Aquí salen a la luz todas mis carencias en cuanto a habilidades lingüísticas. La canadiense tiene un acento bastante entendible pero habla muy rápido. Steve no habla tan rápido, pero tiene un acento rarísimo. Los cabrones de los suizos hablan inglés perfe, especialmente Fabien. Así que está vez yo soy el elemento más débil.
Finalmente conocemos a nuestro guía, Victor; a nuestro conductor, Martla; y a nuestro vehículo de transporte:

image

image

La súper hippy van rusa. No podía haber sido mejor.
Así que finalmente salimos hacia el parque natural de Husla, en el cual hay caballos mongoles salvajes. Paramos a comer en medio de un campo y hacemos un pequeño picnic:

image

Finalmente llegamos al parque natural de los caballos.
Estos caballos casi se extinguieron pero los reintrodujeron y ahora hay unos 300. Hemos visto unos cuantos

image

Son muy chulos. Pequeños y gordos.
Continuamos por el parque para ver más caballos, pero el día empeora cada vez más. Hace un frío y un viento de la hostia, 5°C o así. Parece Zaragoza.
Íbamos a acampar por el monte, pero las condiciones no nos lo permitían, así que Victor se ha puesto a buscar algún ger en donde nos pudieran acoger.
Así que, después de preguntar en varios gers, finalmente una familia nómada nos acepta como invitados. Una de verdad, no ninguna pseudofamilia que vive de esto.

image

Me gustaría poder poner fotos de dentro del ger, pero sacar fotos dentro del ger es considerado de pésima educación. Así que no voy a incluir  ninguna foto de un ger por dentro.
Victor nos hace la cena y nos vamos a dar una vueltilla a ver que hay por ahí. El paisaje es increíble

image

Terminamos de dar la vuelta y volvemos a dormir junto a la familia. Ellos en la cama y nosotros en el suelo. Hay un huevo de cucarachas. Pero dormimos.
Me ha costado bastante dormirme porque sentía constantemente nuestra pequeña compañía por la cara y los brazos. Pero tras una hora o algo así me empiezo a acostumbrar a su compañía y termino quedándome dormido.

Lo mejor está por llegar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s