Dia 9 (21/6/15): Viaje a Olkhon

Me despierto. La furgoneta que me lleva a Olkhon llega a las 8:45. Son las 8:35. Mierda. Toda la vida igual.
Consigo empaquetar todo en la mochila, bajo y me monto. Me esperan 6 horas de viaje.
La furgoneta va por diferentes hostels de Irkustk recogiendo gente. En la primera parada se monta Francisco, un chileno. Es la primera vez que tengo una conversación en español en los últimos diez días.
Segundo sitio. Se montan un matrimonio de jubilados. Españoles. De Zaragoza. José y Susi. José es un tío de puta madre, más llano que la hostia y más basto que un arado. Vestido con una camiseta de propaganda. Me pegaré hablando con el todo el viaje, es un crack. Susi, por el contrario, es gilipollas. Una prepotente de mierda. Le falta tiempo para decir que han viajado por todo el mundo y que se han gastado 6000 pavos cada uno en este viaje, y que les está pareciendo súper ordinario. La verdad es que les han organizado un viaje de mierda, todo hay que decirlo. Desde Vladivostok hasta Krasnoyarsk. Por otro lado me parece cojonudo que vayan repartiendo su riqueza.
Salimos de Irkustk en nuestra frago. El panorama va cambiando poco a poco de esto:

image

A esto:

image

Para acabar con esto

image

Típico paisaje mongol por otro lado.
Vemos que hay vacas y caballos salvajes. Las vacas salvajes son básicamente vacas normales, sólo que están libres del yugo humano. Cruzan la carretera cuando les viene en gana, para eso son libres oye.

image

Vamos, aquí no hay humanos y hay kilómetros y kilómetros cuadrados de pradera para ellas solas. Es un buen lugar para ellas.
Los caballos salvajes también son caballos normales, por cierto. Comparten su pradera con las vaquitas.

Así que finalmente, tras 8 horas y media de viaje (2 y pico más de la cuenta). 4 de ellas por caminos de tierra. Al principio, con la pista en buen estado, el conductor llevaba la frago sobre tierra a unos 80-90 km/h contravolanteando y haciendo culear la frago constantemente. Se ve que el tío controla, pero yo casi me cago encima, sobre todo un par de veces que se ha quedado a un palmo de salirse.
Una vez en la isla, me dejan en mi hostel, lo regenta una señora de unos 60 años que se llama Olga y que no habla ni una palabra de inglés. Esta de puta madre, son varias casitas de madera y Olga prepara una comida cojonuda. Un 10.
El pueblo, bueno, pues luce tal que así:

image

También hay vacas salvajes por medio del pueblo

image

Parecen inofensivas, pero siguen siendo animales grandes con unos cuernos que te cagas. No me acerco más de la cuenta.

Me acerco al lago. Está bastante chulo la verdad, el panorama desértico alrededor del lago otorga una estampa marciana:

image

Este soy yo al lado del pedrolo que hay al lado del pueblo

image

Y aquí otros pedrolos (bueno creo que es el mismo desde otro ángulo):

image

Un poco antes, ha habido una horda de japoneses que estaban encorriendo y sacando fotos a un misterioso animal, debido a lo inusual de su aspecto. Estaban ahuyentándolo cuando se ha acercado a mi posición. Le he hecho gestos de que viniera y se ha puesto junto a mí. He podido incluso tocarlo. Me llueven fotos por todos lados. Yo también le tiro una foto.
.
.
.
.
.
No sé, a mi me parece un perro:

image

Vuelvo al hostel, lo cual me sirve para volver a sorprenderme del comportamiento y artilugios de los rusos. Por ejemplo, de la moto con sidecar definitiva:

image

Eso sí que es una caja de muertos

También he visto una frago andando por la playa, bueno, por el agua:

image

Una pedazo de chopper que te cagas:

image

Por las ciudades rusas me he hartado de ver cochazos, a cual más excéntrico. La verdad es que en esta isla no hay carreteras y no puedes llevar coches de esas características.
Los rusos son gente práctica, así que si no se puede fardar de coche,
.
.
.
.
.
.
.
Nada mejor que fardar de tanque:

image

image

Por si alguien no se había enterado…

He vuelto a ver a Jean Luis. Ni rastro del tipo pasivo. Luego me he dado un paseo al lado del hostel con una señora suiza, Annie, que trabajó durante 10 años como secretaria del ministro de finanzas suizo. O lo que tiene en la cabeza vale millones, o necesita millones en medicación. Yo personalmente le creo, parece una señora con una formación bastante sólida. Mañana me dedicaré a andar tranquilamente por el pueblo, leer y bañarme, así que tampoco esperéis gran cosa. Me tomo estos próximos días de relax, algo así como un alto en el camino. Luego llegará Mongolia, eso es otro rollo.

Lo mejor está por llegar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s