Día 5 (17/6/15): Último día en Europa

Me levanto temprano, muy temprano, tal que a las 6:30 de la hora local. Lorenzo lleva tocando los huevos desde las 3 de la mañana. No se si es jet o train lag o ambas cosas al mismo tiempo. Salgo a dar una vueltilla en busca de un 24h para comprar leche para el desayuno. En la tienda, veo la maldita botella verde, al lado hay una azul pero a través del plástico se pueden ver estratos de sustancias con diferentes densidades. Debajo hay unos bricks pequeños (de 0.40 o así). Uno verde y uno azul. El azul es un brick lleno de vaquitas azules que me resulta simpático, así que cojo ese. El verde me da pánico. De vuelta en el hostel veo que no es leche, es yogur. Por lo menos no tiene sal, así que me como las madalenicas de ayer mojadas en el yogur. Algo es algo.
Salgo a la calle a verme Ekaterimburgo entero. Tengo sólo un día, así que no hay tiempo que perder.
Lo primero que me llama la atención es que hay una línea roja pintada en el suelo que te guía por toda la zona turistica. Es bastante chabacano, pero para la gente que no le gusta complicarse la vida como a mí resulta muy práctico.

image

image

Veo también a otros turistas, con sus mochilas, que siguen la línea igual que yo. Todos con pinta de capullos. Sólo nos falta la gorra y el pito.
Voy yendo por todos los sitos que me va mandando la línea roja, como la catedral en honor a todos los santos (no es la de ayer, ésta era un pepino):

image

La central de correos:

image

O el centro de negocios, desde abajo (escena de driving in russia incluida):

image

Y desde arriba:

image

image

También me ha dado tiempo a ver aberraciones arquitectónicas (por supuesto tenía que salirme de la línea roja)

image

image

image

Luego he ido un poco por la zona más comercial:

image

image

Viandantes estándar seleccionados de forma totalmente aleatoria caminando por la zona:

image

Para terminar en el punto de partida, el parquecillo ese que colgué fotos ayer. Luego he ido paseando de modo un poco aleatorio y aún me he encontrado con algún rincón curioso.
Una pared con motivos de los beatles:
image

Y un monumento de homenaje al teclado qwerty, wtf?:
image
Para las 3 de la tarde ya había terminado de ver Ekaterimburgo, así que me he ido a comer, ¿donde? Pues aquí, que busco gresca:
image

Ya tengo respuestas preparadas en base a mi experiencia anterior. Si me dicen sanyoa, yo contesto piat (cinco). Nada puede fallar.
Con que llego al kfc e intento pedir en inglés. Por supuesto nadie lo habla.
Así que me la juego:
-Piat sanyoa, please
+piat sanyoa???
– Da, piat sanyoa
+piat???
– Da, piat (con un gesto de reafirmación)
+Ok….

Con que veo que me empiezan a sacar cajas, a la tercera le digo que pare, que pare. Abro la caja. Me están sacando 5 hamburguesas. La chica me dice que le había dicho piat. Y yo da da, pero piat (y empiezo a mover los brazos haciendo el pollo). La chica me regala una cara bastante rara y al final me quedo con tres hamburguesas. No eran grandes, comerse tres era asumible con cierto esfuerzo. No me cobran de más, han sido legales. Me he dado de cuenta de lo que ha pasado: la chica del otro día era una inútil. Sanyoa sí que quería decir hamburguesa o bocata, pero se había confundido al meter los datos en la pantalla. La de hoy se ha comido el pato, y yo, tres hamburguesas, jo, jo.
De todos modos creo que no volveré a un kfc ruso.
Una de las cosas que me han sorprendido, bueno tampoco vamos a entrar en otros debates, es lo legal que ha sido toda la gente conmigo. En muchos otros sitio te intentarán estafar (vete a Italia), aquí no.
La gente no me ha resultado especialmente simpática, pero en general todo el mundo ha sido honesto conmigo. Ni siquiera las casas de cambio, las cuales se quedan no más del 1%. He llegado a ver en otros países casas que se llevaban en torno al 15%. No aquí.
Así que una vez comido (no muy bien pero sí mucho) vuelvo al hostel a esperar un poco a la hora de salida del tren, el cual me sale a las 22:30 hora local. De ahí salgo hacia Irkustk, adonde llegaré a las 8 de la mañana del sábado hora de Irkursk. Me esperan dos días y tres noches en el tren. No va a haber actualización hasta entonces. Dejo de momento la entrada de hoy por cerrada, aunque sean todavía las 7 de la tarde. No podré actualizar luego.
Ekaterimburgo no es en absoluto una ciudad para ir de propio, pero como ciudad de paso es un destino más que interesante. Nada de la gris ciudad que esperaba. Se ven vestigios de una ciudad mucho más gris, pero está en pleno proceso de transformación. Lo que me espera supongo que empezará a ser ya muy diferente, no en vano, esta es la ciudad que limita Europa con Asia.

La madre Rusia luce resplandeciente:
image

Lo mejor está por llegar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s