Día 4 (16/6/15) Llegada (y un mal trago) en Ekaterimburgo.

Me despierto en torno a las 7 de la mañana. He dormido muy poco. Me doy una vuelta por el tren y me pongo a leer un poco. Me quedo dormido unas 4 horas más. Es buen momento para aprovechar a dormir. Me despierto otra vez y tiro alguna foto que otra. El paisaje se está volviendo bastante monótono, aunque no por ello feo.

image

Me doy cuenta de dos cosas que, bueno, en realidad ya sabía.
La primera es que Rusia es grande. Grande de cojones. Después de 27 horas en tren miro el mapa y he avanzado muy poco.
La segunda es que Rusia es pobre. Los petrodólares (y los favores del antiguo régimen) se quedaron todos en Moscú.

image

image

En las paradas intermedias hay gente vendiendo cosas, principalmente comida. Ayer ví a una señora que llevaba algo parecido a una marmota disecada.
Hoy he intentado bajarme en una de estas paradas, pero no he estado hábil. Para cuando yo bajaba la gente ya subía. He decidido bajar al ver a un niño comiéndose un helado. Eso sí que lo necesitaba.
Llego a la estación, y Ekaterimburgo y yo finalmente nos conocemos. Es algo mejor de como la esperaba (se han quedado con algunos petrodólares también). Tras una casi una hora andando (sin perderme) llego al hostel.
Tenía instrucciones sobre como llegar en transporte público pero confiaba en el mapa. Sin problemas.
Los hostels en Rusia creo que están hechos bajo unos estándares bastante más bajos que lo que había conocido. El de Moscú era muy sencillito pero este es un agujero. En todas las páginas de hostels lo ponían bien. Deben tener votantes a sueldo.

image

Aquí se puede apreciar la entrada al baño.

No soy amante de grandes comodidades, pero esto casi se pasa de básico. Tan básico como que está sin terminar. Tampoco puedo exigir demasiado por 12€ la noche. A mi me vale.
A lo que he llegado he conocido a ha#ng?wg#hfg, una chica de Hong-Kong que está haciendo el transmongoliano, igual que yo. Sola. Una chinita de 1,45. Valiente, me gusta la gente valiente. Además parece maja. Primera conversación:
-¿Como te llamas?
+ha#ng?wg#hfg
-¿cómo?
+ha#ng?wg#hfg
– ¿puedes decirlo un poco más despacio?
+ha # ng ? Wg # hfg
– vale vale… Encantado. Yo soy Jesús.
+pero Jesús… como Jesús vuestro…
– si si, como el tipo famoso de hace unos años.
+ que nombre tan raro!
– …….

Hemos hablado de nuestros planes y ella me lleva un día de adelanto. Posiblemente vuelva a verla.
Salgo a dar una pequeña vuelta, no he tenido mucho tiempo pero bueno, aquí algunas fotos.
El río que cruza la ciudad, con un paseo que estaba bastante bien cuidado:

image

Unas fuentes al otro lado de ese mismo puente

image

Unos viandantes estándar totalmente escogidos al azar:

image

Y una catedral, la principal de la ciudad, hicieron una y copiaron todas. Lo de la arquitectura comunista creo que les venía muy de antes:

image

Y aquí la estatua de un señor que, por supuesto, no sé quien es:

image

Aprovecho para ir al supermercado y comprar víveres para el viaje de 56 horas que empiezo mañana. Compró fundamentalmente comida deshidratada para el viaje y algo para cenar y desayunar.

image

¿Vosotros sabéis que son los tarros y sobres verdes y rojos? Yo tampoco. A mi me gustan las pringles rojas y verdes, así que he elegido todo de estos dos colores.
He tenido la ocurrencia de cogerlos de dos colores por no jugarme todo a una carta.

Me hago para cenar un sándwich de jamón york con queso y me casco la birra en el parquecico ese. Cuando vuelvo al hostel fruto de la gula decido echarme una vaso de leche con las madalenicas esas. Mojo la primera madalena en la leche, me la meto a la boca y… madalenas saladas. A tomar por saco madalenas!! A la basura.
Por lo menos voy a beberme el vaso de leche. Joder! Leche con sal!!! Pero a quien se le ocurre! En todo caso tendría que ser la botella roja joder!

image

Botella de leche con sal, antes de mandarla a tomar por culo. No sabe ni a paprika ni a cebolla, sólo a sal.

Si veis una botella como estas alguna vez, no bebáis. Si queréis probar a que sabe, echarle a un vaso de leche normal una cucharada de sal por que encima ya no es que fuera leche salada, es que tenía un huevo de sal. Por cierto, las madalenas no eran saladas, las he recuperado y están bastante buenas.

Finalmente vuelvo a la cama, termino de escribir la entrada de hoy y termino de hablar con los del hostel de Irkustk, que todavía no lo tengo confirmado.

Lo mejor está por llegar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s