Día 3 (15/06/15): Llega la hora de la verdad

Me levanto de la cama, no tan temprano como venía acostumbrando, y bastante más tarde de lo que quería.
Hoy empieza el transiberiano en sí mismo, empiezan todos los desplazamientos, cambios de horario, condiciones de vida algo más precarias y visitas a terrenos más hostiles.
Es mi última mañana en Moscú, me da pena abandonarla tan pronto. Es una ciudad hecha por y para los rusos, pero nos entendíamos bastante bien.
Por ejemplo el metro (y la ciudad en realidad) me parece absolutamente espectacular, pero tiene algunos tics.
El principal es que todo, y absolutamente todo, está escrito en cirílico. Por suerte, por temas de trabajo, había aprendido a leer y escribir cirílico, por lo que ese aspecto no era una barrera insalvable.
Sabiendo leer cirílico, todo era mucho más fácil. Las calles y paradas de metro tienen nombres de países, gente famosa… vamos, como en España. Por lo menos saber leerlo ayudaba a recordar los sitios.
No me quiero tirar el pego, pero si venís a Rusia os aconsejo que lo aprendáis. En unas pocas horas (menos de una tarde) lo aprendes y coges práctica escribiendo cosas como nombres de gente que conoces para ver cómo queda, etc. En serio, es mucho más fácil de lo que puede parecer de entrada.

image

Con esta misma tabla lo aprendí yo.
Lo que pone soft y hard es como si no existiera. Se usa sólo para tipo acentuar la letra de delante o después, o algo así.

Bueno, al lío. Tal y como me levanto lo primero que hago, tal y como me recomendó Alina, es ir a la estación a comprar los billetes de tren. Voy a cogerme los de todo el transiberiano. Podía haberlos cogido desde España, pero había un último billete (el de Irkustk a Ulan Bator) que no me dejaba comprar, así que decidí comprarlos en Rusia.
Bueno, voy a la estación de metro de belaroskaya para ir a mendelevskaya, donde están la, mejor dicho las, estaciones de trenes. No me lo ponía por ningún lado, pero son otras dos pedazo de estaciones de metro.

image

Voy a donde se compran los billetes de la estación de kazansky, que es donde sale el tren que tengo planeado coger.
Ninguna de las mujeres que atienden habla inglés, pero con los trenes que quería ya escritos no ha sido demasiado difícil. Me hubiera gustado ir a Tomsk (es un rodeo de la ruta, en el que hay que hacer varios enlaces). Se perdía un día, si hubiera venido Piter hubiéramos ido, pero para mí sólo es demasiada movida.
No puedo comprar el billete de Irkustk a Ulan Bator, según me dice la mujer ese tren sí que existe pero lo lleva la compañía de trenes de Irkustk, no la de Moscú, así que sigo sin tener como entrar en Mongolia. De momento no me preocupa, es un tema del que me tendré que encargar luego.
Me vuelvo con los billetes hacia el Hostel (adiós Tomsk) para coger el petate e ir a la estación con todo. Ya he visto bien donde estaba y prefiero ir a tiro hecho.
Así que voy para la estación, ya con todo listo. Voy mal de tiempo. Una hora antes de que salga todavía estoy en el Hostel. Salgo y bueno, en metro llego al final en 25 minutos. A la puerta de donde he comprado los billetes están todas las plataformas. En los carteles veo que hay un tren que sale en dirección Vladivostok a las 13:20, mi hora. Plataforma 3, correcto. Pregunto a una chica joven (por buscar a alguien que hable inglés, no seamos malpensados) para asegurarme, pero no tiene ni idea de inglés. Sin embargo hay una señora de unos 60 años al lado que lo habla perfectamente. Ella es de Irkustk y se va en ese tren. Me dice que efectivamente es ahí donde se coge.
Voy por los alrededores un poco matando el tiempo y a lo que quedan unos 20 minutos voy a meterme en el tren.
Le enseño el billete a la revisora. No me deja entrar. Le señaló el billete, la dirección, hora y fecha, todo cuadra. No me deja entrar. Nie y nie. Voy a la señora del siguiente vagón. Tampoco me deja entrar. La siguiente tampoco me deja entrar, pero me da algo de información, ese tren tiene 18 vagones, y mi vagón es el 20. Vuelvo para atrás y tiene razón, solamente tiene 18 vagones. Vuelvo a preguntar a la primera señora de todas señalándole el 20 de mi billete y me hace un gesto como de que vaya a la plataforma de al lado. Justo está llegando otro tren muy muy despacio. Espero a que llegue y se baje una de las revisoras. Tampoco me deja entrar. Voy a la siguiente revisora de ese tren. Tampoco. Miro ese tren y solo tiene 8 vagones. Digamos que es ahí donde me empiezo a poner un poco nervioso. Faltan menos de 15 minutos para que salga el tren. Así que vuelvo a la señora de antes y le suelto, textualmente y en perfecto castellano:

-Donde está mi puto vagón, me habéis timado hijos de la gran puta! Le habéis vendido al puto guiri un billete que no existe joder! Sois unos cabrones, es injusto, sois unos putos cabrones!!

La señorita se encoge de hombros y llama a un señor que parece el jefe del cotarro.

ay ay ay

El señor viene (yo me cuadro) y me pide el billete. Parece que viene en son de paz (menos mal). Empieza a mirar todos los apartados. Da, da y da (si, si, si). Llega a un apartado y frunce el ceño. Me señala al suelo y me dice : yanolavski. Señala al horizonte y dice: kazansky.
.
.
.
.
.
.
Mierda. Me he equivocado de estación.

El señor me señala un poco mejor donde es y me hace gestos de como llegar (la estación de kazansky está muy cerca). Me dice que le enseñe el reloj: mi reloj marca las 13:11, faltan 9 minutos. Resopla y hace gestos con la cabeza de que no. Los cojones! (Echo otra vez mano de mi refinado castellano). El señor me hace gestos de que me eche a correr. Y eso hago, no sin antes hacerle un gesto como dándole las gracias al señor, y un gesto de disculpa a la señora a la que he increpado.
La verdad es que es puta casualidad que salgan dos trenes de larga distancia a exactamente misma hora, en la misma dirección y en dos estaciones conectadas con la misma estación de metro.

Pero corro, corro todo lo que puedo, con mi mochila de 20 kilos a la espalda. El otro día casi no podía andar con ella, pero hoy puedo correr con ella. Hay mucha gente, la esquivo, cuando hay algo de pista libre acelero. Subo y bajo escaleras dos veces para cruzar dos calles (el paso es subterráneo), y finalmente, llego a kazansky. Ahora tengo que ver dónde están los trenes. Los veo a la primera. Veo la plataforma y mi tren. Mira la hora en el reloj: 13:20

Mi vagón es el 20, el primero que hay es el 1, cada uno mide unos 30 metros. 600 metros en los que tengo que teletransportarme.
Esprinto a fondo sin mirar la distancia que tengo delante. Por el vagón 6 estoy ya infartado, y empiezo a correr cada vez más y más despacio.

joder, tanto remar y voy a ahogarme en la orilla-

Así que prácticamente arrastrándome llego a mi vagón. Son las 13:23. Me pide el billete la revisora. Empieza a revisarlo. Ahora es cuando la matan.
.
.
.
.
.
.
.
-Adelante

Me enseñan el compartimento donde tengo que estar. He tenido suerte. Es una chica de mi aproximadamente mi edad con su hijo pequeño (de unos dos años). Cuando ve que voy a ser yo su acompañante no le hace mucha gracia (un guiri sudando como un tocino y que casi no puede respirar).
Arranca el tren a las 13:25 en mi reloj. Me han sobrado menos de 2
minutos. Vaya puta coña llegar tarde al tren y que justo salga un minuto después de que llegue yo.

Entonces recuerdo que el otro día cuando me cambiaron la pila la chica de la tienda me lo puso en hora. Yo lo adelanté 5 minutos. Así que el tren ha salido con puntualidad británica, era mi reloj el que estaba adelantado.
¿Suerte? Ese tren lo cogí hace 10 días, en el momento que adelanté el reloj 5 minutos. También cogí el tren hace 6 meses, cuando empecé a entrenar cardio a diario. Hoy ha pasado lo que tenía que pasar. Cosas del destino.

Me quedo un poco afuera del compartimento esperando a que se me vaya un poco el sofoco. Me cambio de camiseta también.
Cuando vuelvo a entrar están Eva (la madre) y Misha (el hijo). Son nombres fáciles de recordar, Eva como mi hermana y los que veis juego de tronos sabéis lo de Misha. Además él es rubio platino.
Le hago algún gesto a Misha y parece que está un poco asustado.
Resulta que Eva habla un poco de inglés, así que por lo menos puedo hablar con ella. Es muy maja. Hablamos un poco. Entre otras cosas le digo que el niño se parece a su padre más que a ella, por hablar de algo (les estaba despidiendo por la ventana), cuando le pregunto a Eva a ver dónde van me dice que van a ver a su padre biológico (bien Jesús).
Voy a comer al vagón restaurante, me preparan una sopa al estilo ruso, así con bastante condimento. Casi no me la acabo, del montón de comida que era. Me levanto para pagar. La señora que me ha atendido me dice que de eso nada, que tengo que comer más. Así que me saca un plato con un montón de pollo y de guarnición. Me lo termino comiendo todo, estaba cojonudo. En España tienen que aprender de los de aquí sobre cómo se hace comida en un tren. Llega la hora de pagar. Me enseñan esto:

image

1600 rb, unos 26€. Vamos un atraco. Por lo menos la comida estaba toda cojonuda, pero no deja de ser un atraco.
Para los siguientes trenes me compraré comida en un súper, ya he pagado la novatada.
Me voy a dormir, estoy enfosado.
Al rato me despierto, bueno me despierta Misha metiéndome un coche de juguete en el ojo. Sólo quiere jugar. Así que me pego tal que una hora jugando con Misha por los pasillos. El crío sólo juega conmigo, con nadie más, creo que le hace gracia jugar con alguien que no sabe hablar, vamos alguien igual que él pero en grande.
Misha:

image

Y su dedo:

image

Pensaba que vendrían más lejos, pero a las 8 de la tarde o así llegan a su destino, así que me quedo solo en el compartimento (de 4 personas). Por una parte tengo un camarote para mí solo, por otra parte eran buena compañía. La verdad es que prefería estar con ellos. Aprovecho para leer y echar alguna foto que otra.

image

El camarote es bastante cómodo, nada lujoso pero es limpio. Ahora sí, el tren se mueve una barbaridad, hay momentos que de verdad parece que se va a descojonar.
Mi cama:

image

Y el pasillo:

image

Por la ventana no se ve ningún paisaje, árboles, árboles y más arboles

image

Bueno chicos, me voy a dormir. Son las dos de la mañana y comienza a amanecer. En cuanto llegue a Ekaterimburgo mañana subo todo esto. Espero que mañana sea un todo un poco más fácil.

Lo mejor está por llegar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s